Cómo limpiar el Hierro Forjado (parte 1)

En diciembre 27, 2019 por jmc

Cuidemos nuestras piezas de hierro forjado

El hierro forjado es un metal ornamental que suele usarse para hacer muebles para patio, verjas, estanterías y decoraciones, como botelleros y candelabros. El hierro forjado también puede aportarle personalidad al interior y al exterior de la casa, y por lo general, es más duradero que la mayoría de los otros materiales. Sin embargo, por su textura ligeramente áspera, el hierro forjado puede atrapar y mantener más polvo y suciedad, e inevitablemente se oxidará. Es importante limpiar y cuidar con frecuencia el hierro forjado para conservarlo y hacer que siempre luzca de lo mejor, no queremos que por falta de cuidado nuestros adornos y piezas pierdan su belleza.

¡Empezamos!

1er Parte: Limpiar el hierro forjado


1-Prepara un lugar para limpiar el objeto. 

Elige un lugar en el interior o en el exterior de la casa que no te preocupe mojar y ensuciar un poco. Debe ser un área que puedas limpiar con facilidad cuando termines, ya que este procedimiento creará desorden y humedad.

2-Llena con agua tibia dos cubetas o botellas con atomizador.

Tendrás que lavar y enjuagar el hierro forjado. Una de las cubetas o botellas será solo para enjuagar, así que debes llenarla solo con agua. Asegúrate de que el agua no esté muy caliente, ya que no querrás quemarte las manos cuando empieces a limpiar el objeto.

  • Si limpias un objeto grande, como un mueble, será mejor que uses una cubeta. Si el objeto es más pequeño, quizás sea más útil usar una botella con atomizador.
  • Si vas a limpiar muebles o verjas de hierro forjado en el exterior, quizás sea más fácil usar una manguera de jardín para enjuagar estos artículos. Si tienes una manguera, solo debes llenar una cubeta con agua.

 

3-Agrégale jabón al agua. 

Debes usar un limpiador suave, como un jabón para platos o un limpiador doméstico para limpiar el hierro con suavidad y sin dañarlo. Evita los jabones antibacterianos y los limpiadores que contengan lejía.

  • Agrégale 15 ml de jabón a 1 litro (¼ de galón) de agua. Si usas un limpiador doméstico, usa 60 ml (¼ de taza) en 2 litros (½ galón) de agua.

 

4-Usa vinagre para crear un limpiador más suave. 

Si quieres limpiar un objeto de hierro forjado que se mantiene en el interior, puede sustituir el jabón por vinagre blanco destilado. Para los artículos que se encuentran en el exterior, es posible que el vinagre no sea un limpiador lo suficientemente fuerte para eliminar la suciedad.

  • Agrégale 120 ml (½ taza) de vinagre blanco a 2 litros (½ galón) de agua.

Seguiremos pronto…

Así que hasta aquí hemos llegado por hoy, pero eso no quiere decir que esto se termine. En el próximo blog continuaremos con este post que tanto nos entusiasma y esperamos que a ustedes también.

Hasta la próxima seguidores, nos vemos dentro de poco y si lo quiere pásate por nuestra web y mira todos nuestros artículos le prometemos que no se arrepentirá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *