Coronavirus: ¿Qué es?

En marzo 27, 2020 por jmc

Hoy hablaremos de un asunto que nos preocupa a todos y es que la pandemia global del Coronavirus nos está asediando a todos, pero a no preocuparnos que hoy les contaremos todo lo que debes saber sobre esta nueva enfermedad.

Los coronavirus son una familia de virus  cuyo origen es todavía desconocido. Los diferentes tipos provocan diferentes enfermedades, desde un síndrome respiratorio grave como la neumonía hasta un simple resfriado.

El coronavirus le debe su nombre a su parecido con una corona o un halo y se presenta sobre todo en animales pero también en humanos.

La gran parte de los coronavirus no son peligrosos y pueden ser tratados fácilmente y con gran eficacia. La mayoría de personas contraen un coronavirus alguna vez en su vida, principalmente en su infancia, aunque lo pueden contraer en cualquier momento de sus vidas.

Se han descrito brotes epidémicos en los últimos años causados por estos nuevos brotes de coronavirus:

Covid-19/ SARS-CoV-2: Se notificaron casos de un nuevo coronavirus a finales de 2019 en la ciudad de Wuhan en China. Desde entonces su transmisión y el aumento de infectados han sido continuos superando con creces el caso de la epidemia de SARS de 2002-2003. Aunque su taza de letalidad es mucho más baja ya supera a los fallecidos de SARS 2002-2003 porque la cantidad de contagiados ya son millones a nivel mundial.

Se ha declarado pandemia por la organización mundial de la salud (OMS) y los profesionales de la salud aconsejan evitar el pánico en masa.

En España se declaró estado de alarma y se insta a que se mantengan en sus casas.

SARS-CoV: El síndrome respiratorio agudo y grave (SARS) se inició en noviembre de 2002 en China afectando a más de 8.000 personas en 37 países y provocó más de 700 muertes. Su taza de mortalidad es del 10%.

Causas del Coronavirus

Hasta ahora su contagio entre humanos era limitado. Se cree que algunos animales como murciélagos sirven como reservorio del virus aunque su origen es desconocido.

Su contagio, así como el de otros virus que afectan las vías respiratorias, se lleva a cabo a causa de gotitas respiratorias que se desprenden al hablar, toser o estornudar.

Al parecer, el nuevo coronavirus, causante del covid-19 tiene una procedencia animal dado que los primero casos se relacionan con el mercado de animales vivos de la ciudad de Wuhan.

Se cree que el coronavirus del SARS tuvo su origen en los murciélagos, saltando posteriormente a alguna otra especie de pequeño mamífero y por ultimo a los humanos.

Síntomas del Coronavirus

Los siguientes, dependiendo de del tipo y la gravedad de la infección, pueden ser los síntomas del coronavirus:

  • Tos.
  • Dolor de garganta.
  • Fiebre.
  • Dificultad para respirar.
  • Dolor de cabeza.
  • Pérdida del sentido del olfato y el gusto.
  • Manifestaciones en la piel como sabañones en manos y pies (sobre todo en niños y adolescentes) urticaria con y sin picor.
  • Escalofríos y malestar general.
  • Obstrucción nasal, secreción y goteo.

Este tipo de infecciones tiene síntomas que varían desde la ausencia de los mismos hasta síntomas respiratorios leves o agudos, como toz, fiebre o dificultades respiratorias. Aunque también es frecuente que se registren síntomas gastrointestinales.

Como sucede con el virus de la gripe, los más afectados son aquellos que tienen una edad avanzada, inmunodepresión o algún tipo de enfermedades crónicas como diabetes, cáncer u otras. En casos graves puede ocasionar insuficiencia respiratoria.

En la pandemia de Covid-19 se ha constatado que en torno al 80% de las personas infectadas presentan síntomas leves.

Prevención del Coronavirus

Hasta la fecha no se dispone de vacuna para combatir las infecciones por coronavirus. Por eso, conocer cómo se transmiten es fundamental para establecer medidas de prevención. Los coronavirus son virus de transmisión aérea. Se transmiten por vía respiratoria a través de las gotas que producen los portadores cuando tosen, estornudan o hablan.

Estas contienen partículas virales que pueden afectar a personas cercanas o quedar en superficies cercanas. Al tocar estas superficies y pasar las partículas a sus ojos, nariz o boca el virus ingresaría al organismo.

Se ha constatado que el coronavirus más reciente, el SARS-CoV-2, puede sobrevivir en diversas superficies durante varias horas o días dependiendo del tipo de superficie. La cantidad del patógeno viable desciende con el tiempo y lo que hay en las superficies no siempre es suficiente para infectar un ser humano.

En las zonas que se han registrado casos se recomienda mantener la higiene básica como forma eficaz de evitar contraer el virus. Es conveniente lavarse las manos con frecuencia y evitar el contacto con personas ya infectadas, protegiendo especialmente ojos, nariz y boca. A las personas infectadas o que creen estarlo se les aconseja el uso de mascarillas y usar pañuelos para cubrirse la nariz y la boca.

Las personas infectadas por el virus que causa el Covid-19 deben guardar cuarentena desde el diagnóstico de la enfermedad hasta 15 días después de ser dadas de alta dado que así lo aconseja la OMS porque se ha observado que, aunque ya estén recuperadas, pueden seguir transmitiendo la infección.

Además, se ha observado que los infectados asintomáticos, o bien aquellos que todavía no han desarrollado síntomas, pueden aun así transmitir el virus.

Las recomendaciones sobre el uso de mascarillas han ido cambiando desde que se inició la pandemia de Covid-19 a finales de 2020. En un principio se aconsejaban solo a quienes están infectados, pero cada vez son más los organismos internacionales que abogan por un empleo generalizado entre la población, tanto sana como infectada por el SARS-CoV-2.

En España, el Ministerio de Sanidad ha advertido de que un uso inadecuado de mascarillas puede contribuir al desabastecimiento en aquellas situaciones para las que están más indicadas. Aunque se han empezado a repartir mascarillas en lugares públicos, las autoridades sanitarias han anunciado que su uso solo será obligatorio cuando estén disponibles para todo el mundo.

Las medidas preventivas deben seguirlas especialmente aquellas personas que padezcan diabetes, insuficiencia renal, neumopatía crónica o inmunodepresión, ya que tienen más riesgo de padecer enfermedad grave en caso de infección por coronavirus. 

Diagnóstico del Coronavirus

Existen distintos tipos de test para el diagnóstico de coronavirus.

Se suele realizar una tomografía de tórax para determinar los síntomas de neumonía, así como otros análisis de coagulación de sangre, un análisis bioquímico y un conteo sanguíneo. También se puede realizar una prueba de anticuerpos.

También con el fin de contener la transmisión se evalúan a las personas que presenten síntomas y puedan ser proclives a ser infectas.

En los aeropuertos se controla la temperatura con termómetros y cámaras térmicas a las personas que vengan de alguna zona afectada por el covid-19. También se les hace cuestionarios a viajeros y en caso de sospecha se les hace un análisis y se los traslada a centros sanitarios.

Tratamientos del Coronavirus

Aunque no se cuente con una vacuna ni tratamiento específico para el SARS-CoV-2 se están investigando múltiples prototipos de las mismas con distintos fármacos y niveles de ensayo.

No existe una vacuna contra el coronavirus humano que causa resfriado, pero se puede superar de la misma forma que un resfrió común. No requiere intervención médica y con solo mantener reposo y mantenerse hidratado los síntomas desaparecerán a los pocos días.

En casos de coronavirus SRAS y Covid-19, suele ser conveniente el ingreso hospitalario en los casos graves.  En los casos que los médicos lo consideran necesario, se administran antivirales, dosis altas de esteroides para reducir la inflamación pulmonar y un soporte respiratorio con oxígeno o respiración asistida; en ocasiones puede precisar antibióticos, pero solo en caso de que existan infecciones bacterianas sobrevenidas, es decir, sobreinfección.

Conclusión

En resumen, este tipo de infecciones respiratorias se tratan con antivirales y medidas de soporte, no sirve el consumo de antibióticos ya que no se trata de una bacteria. El tratamiento se suele adaptar en función de la gravedad del paciente, ya que hay casos en los que se producen neumonías graves, pero en otros las manifestaciones son leves.

Esperamos que este blog les sea de utilidad y recuerda seguir las normas de seguridad que a este virus le ganamos entre todos. Vamos que juntos podemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *