Diferencias entre el hierro forjado y hierro fundido (Parte 2).

En febrero 26, 2020 por jmc

¡¡Hemos vuelto!!

Hoy continuamos con lo prometido en el blog pasado, y les contaremos las diferencias entre un artículo de hierro forjado y otro de hierro fundido, no solo eso, sino que también les explicaremos como observar dichas diferencias para que no les venda gato por liebre, así que basta de cháchara y vamos por ello.

Diferencias entre hierro forjado y hierro fundido

Para advertir la diferencia entre hierro forjado y hierro fundido, debemos prestar atención a ciertos detalles cuando observamos una pieza realizada en este material.

El primero de ellos hace referencia a la apariencia de estas obras. Cuando se ha utilizado el hierro forjado, las piezas se asemejan a la plastilina. Así, es muy común que aparezcan pequeñas marcas en la superficie.

Una diferencia importante y fácil de ver entre el hierro forjado y el hierro fundido está en los diseños. Ya que muy a menudo observamos creaciones basadas en la naturaleza y con formas orgánicas, como hojas o pétalos de flores, en nuestro catálogo tienen buenos ejemplos de esto que les acabamos de contar, ya que contamos con ramos de rosas en hierro y la no menos “La rosa más grande del mundo”. Estas obras de arte son únicamente posibles únicamente cuando trabajamos en forja.

Estos pequeños detalles se utilizan también en el hierro forjado para esconder las soldaduras. Cuando se trabaja fundiendo el metal, los acabados suelen ser menos atractivos y no se ocultan los puntos de soldadura.

También, el grosor a lo largo de las piezas es un detalle claro para distinguir entre hierro forjado y hierro fundido. Este último mantiene el grosor, incluso en las curvas; los diseños en forja varían su grosor en cada punto.

Por último, otra diferencia notoria entre hierro forjado y hierro fundido se observa en la pintura. Cuando el metal se funde, suele emplearse una capa de pintura uniforme. En cambio, los muebles de hierro forjado necesitan aproximadamente 5 o 6 capas de pintura. Además, el acabado final puede ser, por ejemplo, decapado o imitando al óxido. Esto dependerá si queremos darle un look más moderno o vintage.

Ahora que conoces las diferencias entre hierro forjado y hierro fundido, podemos revalorar en mayor medida el trabajo que se esconde tras el primero. En ArteForja somos profesionales de la artesanía y podemos diseñar una obra de arte exclusiva para ti. ¿¿A qué esperas?? Haz de tu casa tu propia obra de arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *