Historia de la forja(Parte 1)

En septiembre 18, 2020 por jmc

Hoy en Arte Forja JMC hablaremos de algo que se menosprecia y que poca gente conoce, pero a notros nos parece súper importante, el origen y la historia de la forja, porque para saber quiénes somos también se tiene que saber de dónde viene este arte que tiene décadas de conocimiento de evolución e historia.

Definición

Primero lo primero, ¿a que se le denomina hierro forjado? Se denomina Hierro Forjado o Hierro Dulce, al producto ferroso que tiene la propiedad de poder ser martillado y forjado al rojo, soldándose por forja y no se templa o endurece al enfriarlo bruscamente. Funde a temperatura mayor de 1500ºC y es poco tenaz.

El Hierro Forjado es un material muy maleable, de gran resistencia a la tensión, que tolera ser estirado y doblado. Contiene menos carbono que el hierro colado.

Se fabrica añadiendo óxido de hierro al arrabio fundido hasta que el hierro se torna menos puro y menos fluido. Cuando se encuentra en estado semi-fundido, el hierro forjado se puede trabajar con martillo y estirándolo.

Vale aclarar que antes del S XVIII casi todos los objetos de hierro se forjaban a mano: pestillos, manijas, cerraduras, bisagras, rejas, pasamanos, etc.

La forja, es el proceso de modelado del hierro y otros materiales maleables golpeándolos o troquelándolos después de hacerlos dúctiles mediante aplicación de calor.

Como se cabe imaginar, las técnicas de forjado son útiles para trabajar el metal porque permiten darle la forma deseada y además mejoran la estructura del mismo, sobre todo porque refinan su tamaño de grano. El metal forjado es más fuerte y dúctil que el metal fundido y muestra una mayor resistencia a la fatiga y el impacto.

Un poco de historia (parte 1)

No se conoce con exactitud la fecha en que se descubrió la técnica de fundir mineral de hierro para producir un metal susceptible de ser utilizado. Los primeros utensilios de hierro descubiertos por los arqueólogos en Egipto datan del año 3000 a.C., y se sabe que antes de esa época se empleaban adornos de hierro.

Los griegos ya conocían hacia el 1000 a.C. la técnica, de cierta complejidad, para endurecer armas de hierro mediante tratamiento térmico.

Las aleaciones producidas por los primeros artesanos del hierro (y, de hecho, todas las aleaciones de hierro fabricadas hasta el siglo XIV d.C.) se clasificarían en la actualidad como hierro forjado.

Para producir esas aleaciones se calentaba una masa de mineral de hierro y carbón vegetal en un horno o forja con tiro forzado. Ese tratamiento reducía el mineral a una masa esponjosa de hierro metálico llena de una escoria formada por impurezas metálicas y cenizas de carbón vegetal.

Esta esponja de hierro se retiraba mientras permanecía incandescente y se golpeaba con pesados martillos para expulsar la escoria y soldar y consolidar el hierro.

El hierro producido en esas condiciones solía contener un 3% de partículas de escoria y un 0,1% de otras impurezas. En ocasiones esta técnica de fabricación producía accidentalmente auténtico acero en lugar de hierro forjado. Los artesanos del hierro aprendieron a fabricar acero calentando hierro forjado y carbón vegetal en recipientes de arcilla durante varios días, con lo que el hierro absorbía suficiente carbono para convertirse en acero auténtico.

Pero basta hasta aquí

Por hoy ha sido suficiente, pero no se preocupen el próximo blog daremos cierre a la historia del hierro y aparte rebuscaremos un poco en sus mitos y leyendas que son muchos. Esperemos que a ustedes les guste tanto como a nosotros.

No lo olvides, en Arte Forja estamos para hacer que tu casa siempre quede como tú lo sueñas, no dudes en comunicarte con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *